De la negritud a la etnización afroperuana

Publicado en Dcimarrón N°8

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

La racialización de las identidades políticas

Por Vanessa Verástegui (Perú).

Resumen

Vanesa VerasteguiLa etnicización de las organizaciones afroperuanas se origina en la “Conferencia Mundial Contra el Racismo, Discriminación, Xenofobia y otras formas de Intolerancia”, en Durban (Sudáfrica 2001). Desde entonces, las organizaciones afroperuanas se reconocen como “afrodescendientes”, adscripción construida por los mismos autores (desde adentro) frente a la categoría racial “negro” (desde afuera) impuesta desde la colonia que, Aníbal Quijano, señaló como un sistema de racialización europea para denominar a los esclavos procedentes de África y los indígenas colonizados en América. 

Es en la Declaración y en el Plan de Acción de Durban en donde ser reconoció al racismo y la discriminación contra los afrodescendientes como producto de la esclavitud histórica colonial.  Desde entonces, el movimiento organizativo afroperuano gestado en los años setenta se fragmentó en diversas ONG que trataron de articular un discurso reivindicativo en aras de revertir las condiciones de racismo; y exigir al Estado peruano la implementación de acciones afirmativas en pos de una ciudadanía equitativa.

Luego de 19 años desde que surgiera en la escena política la categoría de afrodescendiente en el Perú a partir de Durban (Sudáfrica, 2001), no se pueden negar los avances en la visibilización de la población afroperuana en términos de políticas públicas como la creación de la Dirección de Políticas para la Población Afroperuana del Viceministerio de Interculturalidad (Ministerio de Cultura) e investigaciones sobre discriminación, pobreza, educación, salud, trabajo, identidad promoviendo el debate sobre la existencia del actual colectivo afroperuano como movimiento social. E incluso, se han desarrollado eventos temáticos culturales temas no antes hablados en nuestro país sobre la estética y el feminismo negro.

Otro logro es la inclusión de la variable de autodescripción étnica en el último censo XII de Población, VII de Vivienda y III de Comunidades Indígenas (2017) luego de ciento setenta siete años en ocho subcategorías, negro, zambo, mulato, moreno, afroperuano; blanco, mestizo u otro. La ausencia de la variable étnica desde 1940 contribuyó a la exacerbación del racismo silencioso impidiendo la construcción de nuestro país como nación y en la implementación de políticas públicas a favor de un Estado pluricultural más equitativo. La discriminación se manifiesta en diferentes esferas a nivel nacional, en lo político, social, económico y en lo cotidiano. 

La adopción de la categoría afrodescendiente o afroperuano ha dado como resultado la construcción de identidades políticas racializadas las cuales divergen de otras autodefiniciones o autopercepciones subjetivas en otras localidades de comunidades descendientes de esclavos africanos como al norte (Yapatera, en Piura o Zaña, en Lambayeque) del país. Eso puede plantearnos la interrogante si es que las identidades colectivas necesariamente deben ser excluyentes de las identidades individuales.

Texto completo.

Imprimir

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s