Valorizando todas las sangres: la importancia de incluir a los afroperuanos en la Constitución

Publicado en Dcimarrón N°8

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Por John Thomas III (Estados Unidos).

A medida que Perú avanza hacia su Bicentenario, se reflexiona mucho sobre cómo ha evolucionado la identidad de la nación peruana desde su liberación por el general San Martín en 1821. Los pueblos andinos, amazónicos y afroperuanos han estado presentes desde los albores del país, abrazándose abiertamente y aceptando la rica diversidad de la nación peruana, sin embargo el logro de la identidad sigue siendo un esfuerzo complejo y continuo. El mismo país donde nace el sol inca y el río Amazonas continúa con altos niveles de desigualdad y pobreza en la sierra y la selva. El mismo lugar donde nació el toro mata y el cajón continúa lidiando con el legado palpable de la esclavitud y el racismo estructural.

A medida que el Estado peruano se mueve para elevar tangiblemente y abrazar su diversidad, se une a una clara tendencia en América Latina de alejarse de las ideas de mestizaje y de una ciudadanía homogénea para celebrar la rica herencia pluricultural de las naciones en un intento por deshacer siglos de invisibilidad y discriminación. Las políticas van desde hacer reconocimientos simbólicos a través de días nacionales de conmemoración hasta programas de acción afirmativa para estudiantes y empleo (Rangel, 2016).

Este momento también es parte de un cambio más amplio en los regímenes legales y constituciones latinoamericanos desde la década de 1990 a medida que las democracias se reafirmaron después de períodos de dictaduras y se vio la necesidad de garantías claras para los derechos humanos (Nolte y Schilling-Vacaflor, 2012). La región andina ha sido especialmente activa en este sentido con Colombia (1991), Ecuador (1998 y 2008) y Bolivia (2008) adoptando medidas constitucionales a favor de los pueblos afrodescendientes existentes en la región. En los tres países, estas medidas se vincularon aún más a leyes que hacen referencia a los derechos y políticas específicos para los afrodescendientes. Los activistas han abogado por el reconocimiento constitucional de que al estar explícitamente incluidos en la "Carta Magna" de sus repúblicas, tendrán bases más sólidas para defender las políticas públicas y los cambios sociales necesarios para deshacer el legado del racismo estructural. Estos cambios fueron posibles debido a las alianzas entre activistas negros y otros actores durante las convenciones constitucionales (Echeverri-Pineda, 2018).

Entonces, ¿qué hay del Perú? Mientras sus vecinos volvían a revisar sus constituciones y sus ideas de ciudadanía, Perú estaba bajo el régimen de Fujimori con los efectos de su antiinstitucionalismo y la falta de respeto por el estado de derecho. La Constitución de 1993 promulgada al comienzo de la época de Fujimori incluye: "El Estado reconoce y protege la pluralidad étnica y cultural de la Nación" (Artículo 2, 19). La Constitución también incluye referencias a lenguas indígenas (Artículo 2), tierras indígenas (Artículo 89) y la jurisdicción de autoridades tradicionales (Artículos 149 y 191). Por esta razón y como mucho ha cambiado en los últimos 20 años los activistas afroperuanos han articulado la necesidad de que la Constitución haga referencia clara al pueblo afroperuano.

Como señala Echeverri-Pineda (2018), la mayoría de los reconocimientos constitucionales logrados por los afrodescendientes en los Andes han tenido lugar durante convenciones constitucionales más amplias. En ausencia de una convención constitucional, la reforma debe venir a través del Congreso. Tres veces se ha intentado el reconocimiento constitucional, y tres veces sin éxito. El intento más reciente había salido de los comités del Congreso y se dirigía hacia el pleno, pero no se confirmó a causa de la disolución del Congreso el año pasado.

Ha habido argumentos de que los afroperuanos no merecen ser reconocidos como un "pueblo" porque no son culturalmente distintos, no tienen idioma ni tierra ancestral. Esta posición se basa en un esencialismo antropológico que no se aplica a los afrodescendientes y los hace no menos dignos de reconocimiento y protección específicos (Del Popolo, 2020). Entre los instrumentos jurídicos de la Comunidad Andina, la Organización de los Estados Americanos y las Naciones Unidas (y sus agencias), se ha establecido una base jurídica, moral y ética clara para el reconocimiento de los afroperuanos.

La verdadera pregunta es: "¿Pasarán 200 años más antes de que Perú abrace a Todas las Sangres en la ley fundamental de la tierra?".

Fuentes

Constitución Política del Perú. (1993). Oficialía Mayor del Congreso Dirección General Parlamentaria Departamento de Relatoría, Agenda y Actas.

Del Popolo, F. (2019). La inclusión de los pueblos indígenas y afrodescendientes en los censos de población y vivienda: Avances y desafíos para la ronda 2020. In CEPAL & ONU, Aspectos conceptuales de los censos de población y vivienda: Desafíos para la definición de contenidos incluyentes en la ronda 2020 (pp. 303–332). CEPAL. 

Echeverri-Pineda, C. (2018). Reconocimiento constitucional para afrodescendientes en la región andina: Movilización social y cambio constitucional. Latin American and Caribbean Ethnic Studies, 13(1), 47–71. 

Nolte, Detlef, & Schilling-Vacaflor, Almut (2012). The times they are a changin: Constitutional transformations in Latin America since the 1990s. In Detlef. Nolte & Almut. Schilling-Vacaflor, New constitutionalism in Latin America: Promises and practices. Ashgate Pub.

Valuing “Today las Sangres”: the importance of including Afro-Peruvians in the Constitution

As Peru moves towards its bicentennial, there is much reflection on how the identity of the Peruvian nation has evolved since San Martín’s liberation in 1821. While Andean, Amazonian and Afro-Peruvian people have been present since the dawn of the country, openly embracing and accepting the rich diversity of the Peruvian people continues to be a complex and ongoing endeavor. The same country that basks in the Incan sun and the Amazon river continues with high levels of inequality and poverty in the highland and jungle areas. The same place that birthed tora mata and the cajón continues to grapple with the palpable legacy of slavery and discrimination. 

As the Peruvian state moves to tangibly uplift and embrace its diversity, it joins a clear trend in Latin America to shift away from the ideas of mestizaje and a single homogenous citizenship to celebrating the rich pluricultural heritage of nations in attempt to undo centuries of invisibility and discrimination. The policies range from being symbolic recognitions through national days of commemoration to affirmative action programs for students and employment (Rangel,2016). 

This moment is also part of a broader shift in Latin American legal regimes and constitutions since the 1990s as democracies reasserted themselves after periods of dictatorships and the need for clear guarantees for human rights was seen (Nolte and Schilling-Vacaflor, 2012). The Andean region has especially been active in this regard with Colombia (1991), Ecuador (1998 and 2008) and Bolivia (2008) adopting constitutional measures to highlight and amplify the existing Afrodescendant populations in the region. In all three countries, these measures were further linked to laws specifically referencing the specific rights and policies for Afrodescendants. Activists have advocated for constitutional recognition that by being explicitly included in the “Magna Carta” of their republics that they will have stronger foundations to make arguments for the public policies and societal changes needed to undo the legacy of structural racism. These changes were made possible due to alliances between Black activists and other actors during constitutional conventions (Echeverri-Pineda, 2018) 

So, what of Perú? While its neighbors were revisiting their Magna Cartas and ideas of citizenship, Peru was under the Fujimori regime with the impacts of its anti-institutionalism and lack of respect for the rule of law. The 1993 Constitution promulgated at the beginning of Fujimori’s tenure includes, “The state recognizes and protects the ethnic plurality of the nation.” (Article 2, 19). The Constitution also includes references to indigenous languages (Article 2, 19), land (Article 89) and traditional authorities (Articles 149 and 191). Yet, much has changed in the last 20 years and Afro-Peruvian activists have articulated the need for the Constitution to clearly reference the Afro-Peruvian people

As Echeverri-Pineda (2018) notes, most of the Constitutional recognitions achieved by afrodescendants in the Andes have taken place during broader Constitutional Conventions. In the absence of a Constitutional Convention, reform must come through Congress. Three times Black activists have tried for constitutional recognition—and three times with no success. The most recent attempt had made it our of Congressional committees and was heading towards full debate before the Congress’s dissolution in 2019.

There have been arguments that Afro-Peruvians do not deserve recognition as a “people” because they are not culturally distinct, have no language and ancestral land. This position is based in an anthropological essentialism that does not apply to afrodescendants and renders them no less worthy of specific recognition and protection (Del Popolo, 2020). Between legal instruments of the Andean Community, the Organization of American States, and the United Nations (and its agencies), a clear legal, moral, and ethical groundwork has been laid for the recognition of Afro-Peruvians.

The true question is, “Will 200 more years pass before Peru embraces Todas las Sangres in the foundational law of the land?”

Sources

Constitución Política del Perú. (1993). Oficialía Mayor del Congreso Dirección General Parlamentaria Departamento de Relatoría, Agenda y Actas

Del Popolo, F. (2019). La inclusión de los pueblos indígenas y afrodescendientes en los censos de población y vivienda: Avances y desafíos para la ronda 2020. In CEPAL & ONU, Aspectos conceptuales de los censos de población y vivienda: Desafíos para la definición de contenidos incluyentes en la ronda 2020 (pp. 303–332). CEPAL. 

Echeverri-Pineda, C. (2018). Reconocimiento constitucional para afrodescendientes en la región andina: Movilización social y cambio constitucional. Latin American and Caribbean Ethnic Studies, 13(1), 47–71. 

Nolte, Detlef, & Schilling-Vacaflor, Almut (2012). The times they are a changin: Constitutional transformations in Latin America since the 1990s. In Detlef. Nolte & Almut. Schilling-Vacaflor, New constitutionalism in Latin America: Promises and practices. Ashgate Pub.

Imprimir

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s