Jueves, 13 Agosto 2020

logo para cedet

Pueblos afrodescendientes

POLÍTICA

  • De la negritud a la etnización afroperuana

    De la negritud a la etnización afroperuana

    La racialización de las identidades políticas Por Vanessa Verástegui (Perú). Resumen La etnicización de las organizaciones afroperuanas se origina en la “Conferencia Mundial Contra el Racismo, Discriminación, Xenofobia y otras formas de Intolerancia”, en Durban (Sudáfrica 2001). Desde entonces, las organizaciones afroperuanas se reconocen como “afrodescendientes”, adscripción construida por los mismos autores (desde adentro) frente a la categoría racial “negro” (desde afuera) impuesta desde la colonia que, Aníbal Quijano, señaló como un sistema de racialización europea para denominar a los esclavos procedentes de África y los indígenas colonizados en América.  Es en la Declaración y en el Plan de Acción

    Read More
  • ¿Por qué se niega del carácter de pueblo a los afrodescendientes de las Américas?, siendo que lo son como tal.

    ¿Por qué se niega del carácter de pueblo a los afrodescendientes de las Américas?, siendo que lo son como tal.

    Por John Antón Sánchez (Ecuador) Instituto de Altos Estudios Nacionales IAEN Resumen El artículo sustenta la necesidad de que se le reconozca el carácter de pueblo a los afrodescendientes de acuerdo con el derecho internacional. Debate que más allá de razones de negación de dicho carácter dado el desconocimiento de la realidad antropológica de los afrodescendientes como una realidad cultural originaria de las Américas. La clave es concentrarse en las atribuciones que desde los instrumentos internacionales de derechos humanos existen para que una comunidad o grupo cultural sea considerado pueblo tribal o pueblo indígena. El texto reafirma que existe suficiente

    Read More
  • Reconocimiento constitucional para los afroperuanos. Una mirada comparada desde los países andinos

    Reconocimiento constitucional para los afroperuanos. Una mirada comparada desde los países andinos

    Por Cristina Echeverri-Pineda (Colombia). Desde 2014 se oficializó que junio de cada año sería el mes de la cultura afroperuana. Estas celebraciones son un espacio para fomentar la visibilidad y el reconocimiento de la población y la cultura afroperuana en la construcción de la nación en el país andino. Estas celebraciones, además, son un espacio que permite debatir la importancia del reconocimiento constitucional para las poblaciones afrolatinoamericanas y particularmente en el Perú. Así, en este texto pretendo reflexionar sobre el reconocimiento constitucional para afrodescendientes en los países de la región andina y, a partir de allí, resaltar que dicho reconocimiento

    Read More
  • Visibilizar: Estado y ciudadanía

    Visibilizar: Estado y ciudadanía

    Evelyne Laurent-Perrault (Venezuela). En principio la conceptualización filosófica e ideológica del Estado incluye el concepto de la ciudadanía. Dentro de este marco, el Estado tiene la obligación de proveer y hacer accesible los recursos que satisfagan las necesidades básicas de todos sus ciudadanos a las cuales todos tienen derecho. Las demandas por el reconocimiento de los derechos humanos han ido incorporando el concepto de equidad como la vía hacia la inclusión de todos. Un buen sistema educativo, una vivienda digna, salud, justicia, así como el derecho de mantener las culturas, entre otros, representan algunos derechos de los ciudadanos. Por su

    Read More
  • Valorizando todas las sangres: la importancia de incluir a los afroperuanos en la Constitución

    Valorizando todas las sangres: la importancia de incluir a los afroperuanos en la Constitución

    Por John Thomas III (Estados Unidos). A medida que Perú avanza hacia su Bicentenario, se reflexiona mucho sobre cómo ha evolucionado la identidad de la nación peruana desde su liberación por el general San Martín en 1821. Los pueblos andinos, amazónicos y afroperuanos han estado presentes desde los albores del país, abrazándose abiertamente y aceptando la rica diversidad de la nación peruana, sin embargo el logro de la identidad sigue siendo un esfuerzo complejo y continuo. El mismo país donde nace el sol inca y el río Amazonas continúa con altos niveles de desigualdad y pobreza en la sierra y

    Read More
  • Los pueblos afroperuanos y el convenio 169 de la OIT

    Los pueblos afroperuanos y el convenio 169 de la OIT

    Por Antonio Quispe (Perú). DENOMINACIÓN DE PUEBLO PARA LOS AFRODESCENDIENTES DERECHO A LA VIDA Y A LA DIGNIDAD HUMANA (A LA SALUD, A LA EDUCACIÓN, AL TRABAJO, A LA CREACIÓN CULTURAL, A LA ORGANIZACIÓN ÉTNICA Y AL PLURALISMO JURÍDICO) En esta oportunidad me corresponde, por solicitud de los regentes de este foro, y por mandato de mi conciencia, exponer en una cuantas líneas, la necesidad de plasmar en realidad nuestro viejo anhelo de ser llamados por nuestro nombre y tratados como tal. El enunciado que encabeza mi exposición, hace referencia a derechos fundamentales de todos los seres humanos, y que

    Read More
  • 1
  • 2

¡Alerta a la persistencia del racismo!

0
0
0
s2sdefault

Por  Juan Pedro Machado.
Miembro fundador de Mundo Afro de Uruguay. Trabaja en el Ministerio de Educación y Cultura  de Uruguay.

jpedro¡No puedo respirar!!!, ¡no puedo respirar! Un grito que viene de lo profundo de la historia.  Desde los africanos que fueron objeto de la trata esclavista y se transformaron en hombres, mujeres y niños esclavizados, sometidos a todo tipo de torturas y privaciones de todo aquello que los identificaba como humanos. Gritos de reclamos de justicia, de libertad que tiene más de 500 años pero una total vigencia porque básicamente las situaciones que causan esos reclamos no han cambiado.

Y los ecos de esos gritos desgarradores que salían de las aldeas, de los barcos llenos de africanos, de las plantaciones, de los mataderos, son los mismos que se escuchan hoy desde las personas y sus comunidades afrodescendientes en todo el mundo, en sus propios países o en los países hacia donde inmigraron… y sigue siendo el mismo ¡libertad! Porque las poblaciones racializadas están presas en un sistema de clasificación a partir de su fenotipo y la categorización negativa atribuida de forma automática que los deposita a estos seres en una categoría de no personas.

Esos gritos siguen pidiendo liberación que lleven a ser verdaderos sujetos de derechos, de ser tratados como seres humanos, con el derecho de usufructuar los bienes colectivos como cualquier ser humano sin que para ello se tenga que dejar de ser lo que hemos recibido por herencia y que habita en nuestros cuerpos, en nuestras mentes, en nuestras producciones, en nuestras tradiciones legadas. 

Rita Segato identifica esta situación con el concepto popular de “porte de cara”, cuando se pregunta: “Qué es la raza?, la raza es una marca de la posición en la historia leída en el cuerpo. El cuerpo tiene la marca de la posición de los vencidos en la conquista. Este es un pensamiento eurocéntrico”.

Periódicamente estas demandas de liberación, reclamos para mantener la capacidad vital de respirar, se canalizaron en terrenos y tiempos diversos. Algunas de estas instancias capitales son fácilmente identificables porque, en su momento, llevaron a la lucha antirracista a su máxima expresión como la lucha por la libertad de la esclavización, la lucha por la abolición de la esclavitud, el esfuerzo por las integraciones a las nuevas sociedades, la lucha por la descolonización de África, la lucha por los derechos civiles, la lucha por la abolición del 

 en Sudáfrica. Todas estas etapas tienen como característica que al cierre de las mismas se llega a productos efectivos, avances en el tema específico y por ende avances que construyeron nuevas bases para seguir en la lucha.

Sin embargo, hay períodos de tiempo, y por razones muy diversas, en los que el interés y el accionar contra el racismo disminuye. 

El proceso de preparación, implementación y seguimiento de la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y Formas Conexas de Intolerancia-CMCR, realizada en Durban – Sudáfrica 2001, constituyó uno de estos hitos que resultó ser el proceso más revulsivo para la lucha antirracista al entrar en el s. XXI,  porque reavivó la lucha, abordó nuevas dimensiones y categorías para el análisis los que arrojaron nuevas lógicas en el campo político de la lucha contra el racismo.  

Estos aportes dieron sustento e instrumentos para las luchas nacionales y regionales. Si bien entendemos al racismo como un sistema basado en una ideología de supremacía racial blanca sobre las poblaciones no blancas que ha creado sistemas que se arraigaron en las estructuras de los espacios políticos e institucionales de los Estados y son soportados por creaciones sociales que generan proceso de discriminación poblacional en el campo social, económico y político, y esto se manifiesta en todo el mundo; sin embargo el racismo ha creado una fórmulas de adaptación y expresión local para cada sociedad nacional, incluso con variantes para comunidad local, donde se generó una de las formas más letales, el racismo cotidiano, sutil, solapado que abona la forma de argumento de negación del “aquí no existe el racismo”.

Esa capacidad de persistente de adaptación a los tiempos, a los entornos sociales, políticos, comerciales, es lo que le ha permitido tener performances cada vez más abarcativas y más letales para sus víctimas. Por lo tanto esta debe ser una de las principales preocupaciones de la lucha antirracista, la de detección temprana de sus nuevas formas de manifestaciones, para generar los instrumentos que puedan evidenciarlo y a la vez generar los planes de acción para derrotarlas. 

La declaración y el plan de acción  de la Conferencia Regional de las Américas, Santiago de Chile, diciembre de 2001, 

 y de la CMCR, incluyeron mandatos para los estados partes de la ONU, en la creación de instrumentos nacionales y regionales para fomentar la erradicación de este flagelo.

En la región de América Latina y el Caribe las recomendaciones vinculadas al terreno de lo legal ha tenido la respuesta en la aprobación de leyes nacionales antidiscriminatorias en varios países,  

En el ámbito de la ONU se declaró el año internacional de los afrodescendientes al 2011 y se adoptó un decenio para trabajar con mayor profundidad los asuntos vinculados a las poblaciones afrodescendientes en las Américas, 2015 a 2024.

En el plano regional la OEA, adoptó la Convención Interamericana contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia”, aprobada en Durban y ratificada por varios países, 

La generación de políticas específicas para atacar las desigualdades de las poblaciones racializadas se profundizan a partir de la CMCR, se puede apuntar la inclusión de la variable pertenencia racial o etnia en los censos de la región, la conformación de políticas relacionadas al combate a la pobreza,  al acceso a la salud, a la educación, otras orientadas a las mujeres y a los jóvenes, además de crear mecanismos de promoción de la igualdad o la equidad racial, 

sin embargo la eficiencia de estos recursos no fueron suficientes para superar las brechas generadas por años de exclusión y discriminación, por lo tanto en muchos casos solo sirvieron para cumplir superficialmente con las recomendaciones, e incluso para transformarse en obstáculos para la generación de mejores instrumentos de 

las políticas adoptadas, independiente de la valoración de sus resultados.

La nueva agenda de derechos promovieron mayor visibilidad y espacios de análisis para muchos grupos marginalizados, se habilitó espacios y legislación favorable, pero al mismo tiempo se han transformado en una fuente de nuevas y más radicales discriminaciones. 

Así también las nuevas olas de migraciones han generado nuevas formas de racismo, discriminación racial y xenofobia, que nos coloca frente a crisis humanitarias y agotamiento de recursos ya existentes para afrontar estas nuevas formas de manifestación y actuación del racismo.

Al llegar al inicio de la tercera década del milenio tenemos una multiplicidad de crisis que convergen en la realidad mundial con efectos directos en nuestra cotidianidad. Los instrumentos generados hace 20 años no pierden vigencia, porque han logrado resultados positivos, pero frente a estos avances aparecen nuevas trabas, nuevas formas de discriminación, nuevas modificaciones de las acciones del racismo que nos obligan a estar en alerta, para su detección, y ser proactivos en la generación de instrumentos para la lucha contra estos viejos males con nuevas caras.

En esta crisis mundial de característica multidimensional, existe alguna de ellas que merecen particular atención como el avance en las Américas de ideologías y prácticas políticas de pensamientos racionalistas que le dan lugar central al mercado y a la inversión privada y  mercantil, que por la vía de los hechos pretenden eliminar los avances adquiridos con la nueva agenda de derechos en el ámbito social, lo que lleva a profundizar las crisis de desigualdad en la educación, en la salud, en el trabajo. Esas políticas han ganado mucho terreno con los últimos cambios de gobiernos en toda la región.

Para el profesor Romilson da Silva Souza, presidente de la Asociación de Investigadores Negros de Bahía, APNB, por su sigla en portugués, cree que la actual crisis mundial tienes anclaje en los ámbitos del Estado, el modelo civilizatorio, la racionalidad ética, en el sistema racial, en la cultura policial y militar, con su lógica de encontrar un enemigo y lo identifica a partir de su color de piel no blanca y en la franja etaria joven, de ahí que en el mundo muere un joven afro en manos de la policía cada 23 minutos.

Si asumimos la situación de crisis civilizatoria debemos planearnos cuales son las vías de salida, y debemos asumir que esas alternativas deben venir de posiciones críticas construidas en otras epistemologías y no del pensamiento dominante centralizado en el capital. Entonces debemos apuntar a la jerarquización del pensamiento proveniente de comunidades no tradicionales en los espacios de poder, desde la vivencialidad y la creatividad que propone autoconstrucción a partir de fundamentos de convergencia y cooperación comunitaria.

Estas crisis llaman al énfasis en la génesis del pensamiento desde los saberes acumulados, un modelo afrogénico, que aportes componentes para la creación de una nueva cultura apunta a desarticular los poderes dominantes sustentados en el capital. Ese potencial está instalado en nuestras comunidades nuestros pensadores, quizá aún en estado de dispersión, pero quizá constituya uno de los períodos históricos con mayor creatividad intelectual que pretenda dar respuesta a las necesidades nacionales, y que puedaser adaptada a la región, y de ser así seguramente se constituirá en uno de los instrumentos más potentes al facilitar la creación de nuevos recursos que vendrán a robustecer las acciones. 

La actual crisis nos da la oportunidad de avanzar en posibilidades para abordarla y a la vez intentar generar alternativas a los aspectos de fondo de la actual situación.

El desafío es mantener el estado de alerta frente a la persistencia del racismo y sus permanentes mutaciones, para ello es absolutamente necesario evitar esos lapsos de tiempo en los cuales perdemos la intensidad en la lucha y nos permitimos ser sorprendidos por nuevas expresiones, porque no estuvimos vigilantes y proactivos.

La construcción colectiva y la difusión de conocimiento tiene un lugar fundamental en este tiempo, para la generación de análisis pero sobre todo para cultivar a la comunidad sobre sus derechos, sobre las maniobras y nuevas formas de racismo, sobre la capacidad de generación de alternativas para atacar a uno de los enemigos más incidentes en nuestra realidad, el racismo cotidiano.

Generar asociatividad y solidaridad con otros grupos y comunidades que están luchando por otras formas de discriminación para fortalecer la capacidad de afrontar los espacios de poder y lograr los avances necesarios.

Recrear las alianzas en los ámbitos regionales, para generar fuerza en los ámbitos institucionales de organismos y organizaciones internacionales que tienen diferentes formas de incidir en las decisiones de los Estados.

Trabajar en el empoderamiento de las nuevas generaciones tanto en sus valores comunitarios, como en la generación de sus propios pensamientos y sus capacitaciones para integrarse al mercado laboral, a la interacción social y política, para promover sus propias realizaciones y reforzar las acciones de autoconstrucción comunitaria.

Los observatorios que existen para el seguimiento de política pública para afrodescendientes pueden transformarse en un poderoso instrumento de circulación de información sobre las realidades de las situaciones que afectando a las comunidades en diferentes países, lo cual daría una gran dinámica a partir de conocer los exhaustivos datos.

Resulta imprescindible genera instrumentos de alerta temprana en todos los ámbitos posibles pero en particular en el espacio de convivencia social y en la relación con las estructuras de poder. Estos instrumentos deben ser de fácil acceso a todas las personas, de fácil manejo de las mismas y que aseguren un resultado mínimo, el de desencadenar reacciones de defensa en los ámbitos que sean necesarios para superar los avances del racismo.

La lucha contra el racismo para tener éxito debe infundirse en la memoria y la práctica de las sociedades porque el fin del racismo es una responsabilidad de todos, y solo conjugando las fuerzas será posible erradicarlo.

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault