Sábado, 11 Julio 2020

logo para cedet

RACISMO: La pandemia más larga de la historia

Opiniones del Palenque infantil

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
  • 6
  • 7
  • 8
  • 9
  • 10
  • 11
  • 12

POLÍTICA

  • Lo que importa: las vidas negras, el asesinato de George Floyd, y la abolición de la supremacía blanca de una vez por todas

    Lo que importa: las vidas negras, el asesinato de George Floyd, y la abolición de la supremacía blanca de una vez por todas

    Por Sara Busdiecker (Estados Unidos). Black lives matter!  I can’t breathe! 

    Read More
  • ¡Tu solidaridad no basta!

    ¡Tu solidaridad no basta!

    Por Yobani Maikel Gonzales Jauregui (Perú). “No puedo respirar”, clamaba George

    Read More
  • Asfixia de Minnesota y la invisibilidad de los negros

    Asfixia de Minnesota y la invisibilidad de los negros

    Amauri Queiroz (Brasil). Periodista y publicista.  En su poema La

    Read More
  • ¡Alerta a la persistencia del racismo!

    ¡Alerta a la persistencia del racismo!

    Por  Juan Pedro Machado.Miembro fundador de Mundo Afro de Uruguay.

    Read More
  • El combate al racismo institucional en el acceso a la justicia contra la población afrodescendiente: una acción pendiente y urgente

    El combate al racismo institucional en el acceso a la justicia contra la población afrodescendiente: una acción pendiente y urgente

    Las opiniones expresadas en esta publicación son de la exclusiva

    Read More
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

La vida después de la pandemia ¿Sálvese quien pueda? 

Fotografía: Franchesca Chacón Ochoa  Fotoperiodista y comunicadora socio-audiovisual.Revista Memoria. IDEHPUCP Instituto de Democracia y Derechos Humanos.
0
0
0
s2sdefault

Fotografía superior: Franchesca Chacón Ochoa. Fotoperiodista y comunicadora socio-audiovisual.
Revista Memoria. IDEHPUCP Instituto de Democracia y Derechos Humanos.

abelardo alzamoraAbelardo Alzamora Arevalo (Perú).
Presidente de la Casa de la Cultura Yapatera y activista afroperuano.

Es innegable que la forma de vida no va ser la misma, la presencia y consecuencias del coronavirus han sido devastadoras y existe sectores en la sociedad que han sido brutalmente afectados, unos más que otros. Esta pandemia no ha respetado estatus sociales, el color de la piel, ni la condición étnica de la población, siendo los pueblos indígenas, amazónicos y afroperuanos los más afectados por la condición de pobreza y pobreza extrema en las que subsisten.

La expansión del COVID-19 en nuestro país se propaga cada día, pues la cifra de infectados se duplica cada día. En la región Piura y particularmente en la provincia de Morropón los datos son alarmantes.

La provincia de Morropón es en el ámbito geográfico de su jurisdicción el territorio con mayor presencia de población afrodescendiente, teniendo a Yapatera como una las comunidades rurales afrodescendientes más grande del Perú. En la actualidad los centros poblados comprendidos en esta área geográfica tienen un alto riesgo frente a las consecuencias del coronavirus, por la alta concentración de la pobreza y la presencia de enfermedades prevalentes como la diabetes, la hipertensión, el asma. Según el Estudio Especializado sobre Población Afroperuana (EEPA) del Ministerio de Cultura la enfermedad más común en la población afroperuana es la hipertensión arterial (25.3%), mientras que otras enfermedades recurrentes son: problemas de colesterol (14.1%), la diabetes (6.3%). Siendo los datos en la región norte de las enfermedades recurrentes como hipertensión arterial 19.04%, colesterol 11.55%, diabetes 4.39%.

Sin dejar de lado la falta de acceso a los servicios de salud que hace más vulnerable frente a la pandemia y sus consecuencias más devastadoras que en otros sectores.  

El COVID-19 se está expandiendo desde las zonas urbanas a las áreas rurales, de la ciudad al campo, este viene siendo propagado por ciudadanos que regresan de otros lugares de procedencia evadiendo los protocolos del control de la seguridad sanitaria. Yapatera, como otros lugares, no es ajeno  al retorno de los coterráneos. Otro factor de expansión del COVID-19 es la cercanía existente entre Yapatera y Chulucanas, adonde diariamente la población se moviliza a realizar todo tipo de trámites, así como la compra de víveres en el mercado modelo, único centro de abastecimiento distrital que hoy por hoy se ha convertido en uno de los principales focos de contagio del COVID-19.

 Hasta el momento la data oficial  de contagios es de manera distrital, no se ha sectorizando por centros poblados, pero el Ministerio de Salud representado por el Establecimiento de Salud de Yapatera está comunicando a la población que está prohibido divulgar nombres de las personas que pudieran enfermar con el COVID-19, y se insta a toda la población a que deponga actitudes y comportamientos discriminatorios en contra de las personas afectadas; muy por el contrario es el momento de demostrar solidaridad y apoyo moral entre coterráneos.

 El sector salud ha colapsado y para el caso del Hospital de Chulucanas que es el centro de salud más cercano de las comunidades rurales afros, no cuentan con la implementación ni el personal calificado para atender este tipo de emergencias, solo pudiendo atender casos moderados que no requieran de oxígeno. 

La situación de nuestra región es bastante crítica ante el eminente avance del coronavirus en Piura, que a la fecha ha alcanzado niveles altos en contagios y muertes, siendo la región con el mayor índice de letalidad. El gobernador regional ha solicitado al Comando Nacional de Operaciones COVID-19 una semana más de inmovilización social total para atenuar la emergencia.

Finalmente en estos tiempos de emergencia debemos considerar a las poblaciones más vulnerables, a las poblaciones originarias y afrodescendientes; y  de acuerdo al informe de la Defensoría del Pueblo sobre la situación  de personas de especial protección, a propósito de la declaratoria de emergencia sanitaria, debe efectuarse las recomendaciones para garantizar los derechos fundamentales y especialmente el de la salud el cual requiere políticas diferenciadas, que demandan ser priorizadas y visibilizadas  con un enfoque intercultural para salvaguardar la vida de los afroperuanos.  

Reconocemos el esfuerzo desplegado por parte de nuestra Policía Nacional, el Ejército, el Serenazgo Distrital y especialmente los Comités de Rondas Campesinas. Pero también es necesario informar que ha disminuido el control de estas fuerzas al haber sufrido las bajas por el enfrentamiento con este enemigo invisible. La pandemia del coronavirus nos está rebasando y tal como informan los entendidos ha venido para quedarse y tenemos que aprender a convivir con la amenaza y acecho constante del virus.

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault