Miércoles, 28 Octubre 2020

logo para cedet                                     Año 2020. Edición N° 10

TEMA: Deudas de igualdad y el impacto en mujeres afrodescendientes

POLÍTICA

  • Se busca igualdad, respeto y humanidad para todas las mujeres negras en América Latina “Quiero hablar sobre la máscara del silenciamiento” 

    Se busca igualdad, respeto y humanidad para todas las mujeres negras en América Latina “Quiero hablar sobre la máscara del silenciamiento” 

    KILOMBA: 2019, p. 33 Por Alessandra Corrêa de Souza (Brasil) Empiezo nuestro diálogo afirmando que no hay igualdad entre mujeres negras y blancas.  Me acuerdo que mi abuela murió sin aprender a leer, desgraciadamente, era muy joven cuando mi abuela se fue para vivir en otro plan espiritual, ella murió analfabeta,

    Read More
  • Contribuciones del afrofeminismo para comprender el devenir de la actualidad

    Contribuciones del afrofeminismo para comprender el devenir de la actualidad

    Por Fernanda Olivar (Uruguay) La resistencia afro reside en su cualidad encarnada, situada. En primer lugar, dando cuenta que las experiencias individuales no son anecdóticas y al ponerlas en común con otras, el malungaje afrodiaspórico se evidencia y así es posible trazar un mapa de complejidades donde es posible cartografiar manifestaciones geográficas de

    Read More
  • Fantasmas

    Fantasmas

    Por Luisa Marcela Ossa (Estados Unidos) Paz, lo que busco es un momento de paz y tranquilidad. Escribo para desahogarme y escaparme del caos constante en que vivo. Estoy harta de vivir en una sociedad que no me valora, ni a mí ni a mis seres queridos. Estoy harta de

    Read More
  • Racismo, pandemia y la vida de las mujeres negras en Brasil

    Racismo, pandemia y la vida de las mujeres negras en Brasil

    Por Luana Xavier Pinto Coelho (Portugal) Vivimos hoy momentos que nos fuerzan a reflexionar sobre la vida y la muerte, sobre supervivencia y desigualdades. La pandemia del coronavirus en Brasil, así como en otras partes de la Améfrica Ladina (Gonzalez, 1988), evidencian los efectos perversos del racismo y sexismo en

    Read More
  • El deber y lo que nos deben

    El deber y lo que nos deben

    Por Brenda Quiñones Ayala (Puerto Rico) En noviembre de este año los ciudadanos estadounidenses ratificaran el derecho a la franquicia electoral revalidando la noción de elegir un gobierno representativo. La presencia en la papeleta nacional de Kamala Harris, una mujer negra, como candidata a la vicepresidencia por el partido demócrata

    Read More
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Presidente promulgue ley de protección para el pueblo afroperuano por Covid-19

0
0
0
s2sdefault

#QueNuestraVozSeaEscuchada --- https://bit.ly/363suRg

p c

Se agradece si difusión.

www.cedetperu.org
Dirección: Av. Bolivia 569, Breña. Lima 05.

Teléfono: 0051-1- 3302653 - 990632322 , E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
©2020 Centro de Desarrollo Étnico l Lima, Perú.

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault

La misoginia, la esclavitud, la discriminación, el feminicidio y la violencia doméstica, caras de una sola realidad

0
0
0
s2sdefault

Por Evelyne Laurent-Perrault (Venezuela).

Evelyne Laurent PerraultLa llegada de la pandemia, así como la cuarentena que nos exige mantenernos en casa están evidenciando los peligros que representan las pandemias sociales generadas por las estructuras patriarcales de poder. Tal vez una de las mas horrendas ha sido el recrudecimiento de la violencia doméstica, incluyendo el incesto contra mujeres y niñ@s, secuelas de siglos y siglos de desprecio por la mujer y los grupos más vulnerables como son niños y ancianos.

La autora Jessica Elbert Decker describe cómo el miedo y desprecio de los hombres hacia la capacidad reproductiva de la mujer y sobre todo el miedo ante el poder y la intensidad de su sexualidad eran elementos centrales de los mitos griegos. Los arquetipos masculinos eran concebidos como los portadores del conocimiento, la tecnología y las ideas creativas, mientras que las mujeres, la reproducción y la “incontrolable” y “nefasta” sexualidad femenina eran descritas por los hombres como caóticas y problemáticas, necesitados de control masculino. Esta autora nota cómo el miedo de Zeus a lo impredecible e incontrolable de la mujer o la posibilidad de que ésta o sus hijas/os pudiesen derrocar su poder, fue una de las razones por la que éste se tragó a su segunda esposa Metis (diosa de la astucia y la autonomía) cuando ella ya estaba embarazada de Atenea. Zeus creyó que con eso detendría el embarazo, pero la gestación continuó hasta causarle fuertes dolores de cabeza. Cuando Zeus ya no aguantaba el dolor, le pidió a Hefesto, el herrero que fuese su “comadrona” y le partiera la cabeza, dando nacimiento a Atenea, diosa asexual, perpetuamente virgen y “bajo control”. La autora Elbert Decker alude que de esta forma Zeus tomó control de la mujer y su autonomía y argumenta que el dolor y el nacimiento de Atenea le permitió simbólicamente apropiarse del acto de dar a luz, de paso asistido por un hombre herrero y no por una mujer, como era la práctica del momento, estableciendo simbólicamente a la mujer como ser desechable base de la misoginia.

Consideramos relevante señalar que además de los miedos albergados por Zeus contra la mujer, reside tal vez el temor universal a la vulnerabilidad, percibida en nuestras sociedades occidentalizadas como debilidad y femenino, en vez de ser considerada como la verdadera valentía. Siglos mas tarde sabemos cómo Europa condenó miles de mujeres a la hoguera, nuevamente por miedo a sus poderes espirituales y cómo siglos mas tardes la ansiedades de las masculinidades eurocéntricas buscaron confinar a la mujer “decente” en la domesticidad, so pena de castigo público a las que optaran por otro estilo de vida.

Vemos así cómo a partir del choque o encontronazo de 1492, la expansión europea buscó implantar y sumar su modelo al resto del mundo, condicionándonos a percibir la masculinidad patriarcal como eje central de las dinámicas sociales, económicas y políticas. Sin bien es cierto que casi todas las sociedades poseen mitologías con elementos patriarcales, el establecimiento del catolicismo en el continente americano contribuyó a institucionalizar lo masculino eurocéntrico como fuerza y poder, mientras que dichos preceptos religiosos fabularon la narrativa de lo femenino como débil, cobarde, e incapaz. De allí que la mujer pasó a ser vista como carente de intelecto y de la facultad de autogestionarse y por ende una dependiente de lo masculino asumido como “sabio”. Este proceso conllevó no sólo a la exclusión de mujeres teólogas de los debates del principio del cristianismo, sino a la sobrevaloración del arquetipo de la Atenea asexual, reflejado en la virgen María y de la sumisión de la mujer ante el hombre, como hija, hermana y sobre todo bajo la bendición del sacramento del matrimonio.

Es importante señalar que fue este mismo proceso de evangelización católica que justificó y apoyó la evangelización-esclavización de “infieles” “bozales” african@s primero en la península ibérica y luego en el continente americano, entre los siglos XV y XIX y a partir de la conferencia de Berlín (1884-85) en su propio continente. Estos procesos necesitaron “infantilizar” y “feminizar” a los hombres africanos, castrándolos simbólica y literalmente, con el fin de privarlos de su asumida hipersexualidad descontrolada e impedir que compitiera contra la sexualidad masculina europea. Por su parte, dichas narrativas deshonraron y demonizaron a las mujeres africanas, para subrayar igualmente su hipersexualidad, así como su incapacidad de sentir dolor y mucho menos amor materno. Finalmente, estas narrativas establecerían la idea de que estas mujeres no merecían ser protegidas, sino usadas y abusadas por sus dueños y todos los que así lo quisieran. Por su parte, las mujeres indígenas no lograron escapar del abuso.

Y es dentro de este contexto histórico y sus secuelas que hoy vivimos atrapados en relaciones de poder que celebran lo patriarcal, masculino, militarizado y macho mientras despreciamos lo que hemos mal internalizado como femenino, vulnerable como si fueran sinónimos de debilidad. Percepciones que cultivan y mantienen el flagelo de “macho” y la violencia doméstica, en todo su rango. Y si bien es cierto que esto afecta a todas las mujeres, considero importante señalar que, debido a dicha historia, el abuso tiende a ser mayor contra las mujeres afrodescendientes y las indígenas.

La cuarentena establecida a nivel mundial ha exacerbado la pandemia de la violencia doméstica y el incesto, los que probablemente causará daños graves y hasta muertes a demasiados. Si bien es cierto que el hombre no es siempre el abusador, la idea del “hombre de la casa” conlleva en muchas relaciones heterosexuales a que este sea visto como “el que lleva los pantalones en la casa” y por ende asuma el derecho de descargar sus frustraciones contra el resto del núcleo familiar. Las parejas gays, lesbianas y trans tampoco se escapan de estas dinámicas de poder en donde por lo general uno de los individuos asume con frecuencia el rol patriarcal, abusando también de su pareja y demás miembros familiares. 

Llama la atención cómo las organizaciones que ofrecen apoyo a sobrevivientes de violencia doméstica se han visto en la necesidad de aumentar su publicidad y estrategias de alcance e intervención, dado el aumento de en su mayoría contra mujeres y niñ@s expuestos a ser abusados y violentados en sus propios hogares. Es importante señalar que por lo general el abusador repite patrones aprendidos y por lo tanto también puede olvidar y aprender a vivir interpretaciones mas sanas de la masculinidad y el respeto por tod@s. 

Perdí la cuenta del número de links, chistes, quejas, parodias y varios mensajes positivos que he recibido desde que empezó la cuarentena, sin embargo, no he visto ninguno abordando el tema de la violencia doméstica. Muy tristemente, asumimos con frecuencia que el problema es de otros. Tal vez sea el momento de no sólo reflexionar sino de invadir las redes denunciando la complicidad de la misoginia, el patriarcado, la esclavitud y la discriminación con la violencia doméstica, el incesto, y el feminicidio, como manifestaciones de una falsa y cobarde masculinidad que abusa en vez de proteger. Por un mundo más equitativo y justo con tod@s.

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault

Los afrodescendientes frente a la pandemia COVID-19: reflexiones en el medio del trastorno

0
0
0
s2sdefault

John Thomas III (Estados Unidos)

JT3Mayo comienza el segundo mes completo de la pandemia de coronavirus COVID-19. Desde mi primera reflexión para esta publicación, la situación ha cambiado drásticamente, pero de una manera que ya se había pronosticado. Hay casos registrados en al menos 185 de los países del mundo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), a partir del primer de mayo, hay más de 3.1 millones de casos confirmados de COVID-19 y más de 220,000 muertes. En los Estados Unidos, más personas han muerto por COVID-19 que en la Guerra de Vietnam. Si bien algunos países han reportado caídas en nuevos casos, hay un aumento en nuevos casos en las Américas y África.

Más de 2 mil millones de personas están bajo algún tipo de movimiento restringido o cuarentena mientras los gobiernos intentan detener el crecimiento exponencial de la pandemia.

Los viajes internacionales se han detenido y principales eventos internacionales como los Juegos Olímpicos de 2020 han sido cancelados o pospuestos. Incluso con estas acciones, los científicos predicen que habrá una segunda ola de la pandemia en el otoño con algún tipo de restricción necesaria durante doce a dieciocho meses a la espera de la producción y distribución exitosa de una vacuna.

En mi artículo anterior, analicé ampliamente algunas posibles formas en que la pandemia actual podría afectar a los afrodescendientes en el continente de África y las Américas. Ahora, seis semanas después, tenemos pruebas claras de los efectos actuales y futuros. Sabemos que, en los Estados Unidos, los afroamericanos han muerto desproporcionadamente después de contratar COVID-19.

Por ejemplo, en el estado de Luisiana, los afroamericanos representan el 33 por ciento de la población, pero representan el 79 por ciento de las muertes de COVID-19. La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot (también afrodescendiente) declaró que las estadísticas de la pandemia en Chicago fueron "devastadoras" para los afroamericanos, donde representan el 30 por ciento de los ciudadanos y el 70 por ciento de las muertes de COVID-19.

Esta situación se atribuye a la pobreza arraigada y las disparidades en la atención médica en las comunidades afroamericanas combinadas con predisposiciones a la hipertensión y la diabetes. Si bien las estadísticas de salud racial aún no están disponibles en la mayor parte de América Latina, sabemos que el epicentro de la pandemia en Ecuador, el país más afectado de la región, son áreas pobres de Guayaquil que están habitadas en gran parte por afrodescendientes. Del mismo modo, Brasil y Colombia están experimentando un crecimiento exponencial de la enfermedad y, por las mismas razones en los Estados Unidos, hay buenas razones para esperar que la pandemia impacte desproporcionadamente a los afrodescendientes.

En África, la pandemia aún se encuentra en sus primeras etapas, pero la naturaleza precaria del sistema de salud de muchas naciones africanas es preocupante. Sin embargo, Sudáfrica y Nigeria han mostrado signos de combatir con éxito COVID-19 entre sus poblaciones.

En cuanto a la situación económica, el estrés macroeconómico de la económica mundial tiene efectos directos sobre la situación microeconómica de los afrodescendientes. En general, la economía global se ha estancado ya que el transporte y el comercio se han detenido. En mi artículo anterior, destaqué las preocupaciones de las cadenas de suministro que dependen de China combinadas con la dependencia de la exportación de materias primas para los países africanos. Esas preocupaciones permanecen a medida que avanza el coronavirus. Ahora vemos que debido a la falta de infraestructura de comunicaciones de alta calidad combinada con muchas personas que trabajan en sectores informales, las opciones de trabajo en el hogar y el apoyo gubernamental que están disponibles en las naciones más ricas no están disponibles para los países africanos. Si las personas no pueden ir a trabajar, puede que no haya ayuda para ellas, lo que puede causar más daños y tensión en los recursos personales. En las Américas, el impacto económico en los afrodescendientes está claramente emergiendo. Aproximadamente el 55 por ciento de los latinoamericanos trabajan en el "sector informal", lo que significa que las restricciones gubernamentales a los movimientos podrían tener efectos desastrosos.

Además, los afrodescendientes en América Latina ocupan muchos "trabajos esenciales" como limpieza, transporte y almacenamiento y servicios de cuidado que podrían ponerlos en alto riesgo de contraer la enfermedad.

Combinada con la falta de una tejida de seguranza social y programas gubernamentales, la combinación de pobreza y alto riesgo podría resultar desastrosa para la población afrodescendiente. Si bien Estados Unidos tiene algunos programas de apoyo social, la pandemia amenaza con desestabilizar ya a la población afrodescendiente económicamente precaria. Al igual que América Latina, muchos afroamericanos están en "trabajos esenciales" combinados con tasas de pobreza ya altas entre esa población en el país. Como varios han señalado, COVID-19 pone al descubierto las desigualdades raciales de los Estados Unidos.

En conclusión, aunque esperamos una vacuna rápida y un retorno a la normalidad, en muchos sentidos la pandemia de COVID-19 tendrá un impacto en el mundo en las próximas décadas. La forma en que hacemos negocios, tratamos a los trabajadores e invertimos en salud tendrá que cambiar. Con suerte, las reformas que se presenten beneficiarán a la población afrodescendiente que tendrá un impacto desproporcionado de esta enfermedad. Sin embargo, es demasiado pronto para saberlo y ahora debemos permanecer vigilantes y sobrevivir.

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault

La invasión del coronavirus

0
0
0
s2sdefault

Por Alfredo Augusto Alzamora Arévalo.
Docente y reconocimiento Palmas Magisteriales (Perú).

alzamoraTodo empezó de un momento a otro. Se activaron las alarmas en las fronteras porque una fuerza enemiga con mucho poder había ingresado al territorio. Fue entonces que la nación Lozana, convocó a todas las fuerzas armadas, junto con sus reservas, para expulsar al invasor, declarándose la guerra a lo largo y ancho de toda su región.

Los lozanos eran organizados y sus fuerzas de defensa estaban constituidas por millones de soldados entre los cuales se encontraban los macrófagos que  eran los soldados más grandes, rudos, fuertes, que tenían como habilidad engullir al enemigo en grandes cantidades, de allí su nombre. Por eso estarían en la primera línea de combate en esta guerra, que se había declarado para   luchar en forma bravía contra este gran enemigo formado por un ejército muy poderoso de virus, llamados los coronavirus; que tenía una alta capacidad para camuflarse entre el suelo, las rocas, los árboles, el agua y hasta en el aire, en esta guerra intempestiva que tenía la nación Lozana.

Acompañaban en segunda línea de combate a los macrófagos, los linfocitos B y T; que eran excelentes soldados muy valientes y expertos en defensa interna y externa, les seguían los neutrófilos y un grupo de guerreras células dendríticas.

Los lozanos siempre habían estado preparados para hacer frente a cualquier  extraño que pretendiera apropiarse de su territorio; pero los coronavirus  contaban con diversas estrategias para neutralizar las fuerzas de defensa de  la nación invadida, estas estrategias estaban impresas en los genes de los  virus, tal es así; que podían engañar a las células lozanas, casándose con ellas  para luego convertirlas en sus aliadas, luchando contra su misma nación y teniendo muchos hijos coronavirus.

Al verse  declarado el conflicto, llegó el primer día de combate y la nación Lozana salió con todos sus ejércitos a repeler el ingreso de los usurpadores, entablándose una cruenta batalla; resultando que, en este primer duelo, a pesar de las armas que tenían para hacer frente a los coronavirus, los lozanos tuvieron varias bajas en su ejército y se dieron cuenta que su armamento no era el suficiente, ni tan efectivo, para acabar con los coronavirus; fue por ello  que el comandante general de las fuerzas armadas, un linfocito T, tuvo que llamar al ejército a replegarse en sus cuarteles que estaban construidos con enormes fortalezas y a los cuales el ejército invasor no podría ingresar. 

Su repliegue lo hacían con la finalidad de estudiar mejor al enemigo y ver una  estrategia adecuada que les permitiera salir victoriosos y ganarles a  este extraño enemigo que por el momento parecía invencible.

Mientras tanto en la nación Pícara, que era vecina de la Lozana, ocurría la  misma situación de invasión por los coronavirus; las fuerzas de defensa de dicho territorio estaban comandadas por un mandatario muy soberbio, ególatra y arrogante y presumían de ser muy listos para hacer frente a esta fuerza extraña de los coronavirus, que como se sabía; eran especialistas en camuflarse y golpear a su enemigo en distintos momentos y con estrategias muy hábiles. Estos tenían como consigna acabar con las primeras líneas de defensa constituidos especialmente por los guerreros macrófagos y los soldados linfocitos B y T. 

Durante el primer día de batalla las fuerzas de combate de la nación Pícara,   que por cierto no tenían armamentos adecuados, tampoco un buen blindaje, ni siquiera el número suficiente de soldados, pero se creían muy vivos y desafiantes, se enfrentaron en una feroz batalla contra los invasores coronavirus; perdiendo una parte de su ejército. A este sufrido revés, no le prestó mucha atención el soberbio comandante pícaro, y  en vez de llevar sus huestes a replegarse, minimizó el hecho y no hizo caso a las recomendaciones de sus asesores, para que se replieguen, pues su autoritarismo y vanidad, lo conllevó a desconocer la fuerza brutal de los coronavirus.

Llegado el segundo día de combate, el mermado ejército de linfocitos, macrófagos, neutrófilos llegaron a enfrentarse otra vez contra este poderoso ejército, que para entonces se había ya incrementado. En esta segunda batalla  perdieron más de la mitad de sus fuerzas de defensa que vendrían a ser sus  anticuerpos, situación que pareció no darle importancia el mandatario de la nación Pícara y prosiguió subestimando a los coronavirus porque se creía que él tenía las fuerzas suficientes para no ser vencido. 

Necio el jefe pícaro, condujo nuevamente a los pocos soldados que le quedaban, a otro tercer combate. Se negaba a reconocer que había perdido más de la mitad de sus ejércitos, tampoco quería replegarse en sus cuarteles, pues era notorio la diferencia de fuerzas. Fue así como el soberbio comandante en un acto suicida llevó a su diezmado ejército a otra batalla más. Los coronavirus se habían incrementado notablemente, ahora eran diez veces más y no pasó mucho tiempo para doblegar a los pícaros, situación por la cual les fue muy fácil vencer a esta nación. Habiendo perdido todas sus fuerzas de defensa, la nación Pícara, fue tristemente eliminada, quedando sin ningún habitante. Hecho que por cierto se convirtió en una triste noticia y de gran preocupación para todas las naciones del planeta.

Por otro lado en la nación Lozana, empezaron a organizarse, a fin de contraatacar a los  coronavirus de manera polifacética, tomaron medidas  preventivas, pusieron más barreras a sus fortalezas, se prepararon y les entregaron mejores armas a todo su ejército de anticuerpos, ¡tenían la consigna de expulsar y acabar con estos extraños individuos!

Por ello se propusieron impedir la reproducción de los coronavirus, identificando y eliminando las reservas naturales de donde surgían.  Investigaron que ante la salubridad sucumbían en masa, por ello fueron cercando paulatinamente con armamento provistos de jabón, lejía, alcohol y otras sustancias, pero fundamentalmente les dieron una buena alimentación a sus ejércitos, pero también contaron con la presencia de un batallón de nanorobots, hechos por el ingenio de sus científicos. Con estas armas los coronavirus fueron todos eliminados, quedando la nación Lozana limpia de estos elementos. Las demás naciones al ver estos resultados, solicitaron el apoyo a los lozanos, los cuales muy solidariamente fueron en su ayuda y de este modo todas las naciones del planeta, quedaron libres de este tipo de virus.

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault

La vida después de la pandemia ¿Sálvese quien pueda? 

0
0
0
s2sdefault

Fotografía superior: Franchesca Chacón Ochoa. Fotoperiodista y comunicadora socio-audiovisual.
Revista Memoria. IDEHPUCP Instituto de Democracia y Derechos Humanos.

abelardo alzamoraAbelardo Alzamora Arevalo (Perú).
Presidente de la Casa de la Cultura Yapatera y activista afroperuano.

Es innegable que la forma de vida no va ser la misma, la presencia y consecuencias del coronavirus han sido devastadoras y existe sectores en la sociedad que han sido brutalmente afectados, unos más que otros. Esta pandemia no ha respetado estatus sociales, el color de la piel, ni la condición étnica de la población, siendo los pueblos indígenas, amazónicos y afroperuanos los más afectados por la condición de pobreza y pobreza extrema en las que subsisten.

La expansión del COVID-19 en nuestro país se propaga cada día, pues la cifra de infectados se duplica cada día. En la región Piura y particularmente en la provincia de Morropón los datos son alarmantes.

La provincia de Morropón es en el ámbito geográfico de su jurisdicción el territorio con mayor presencia de población afrodescendiente, teniendo a Yapatera como una las comunidades rurales afrodescendientes más grande del Perú. En la actualidad los centros poblados comprendidos en esta área geográfica tienen un alto riesgo frente a las consecuencias del coronavirus, por la alta concentración de la pobreza y la presencia de enfermedades prevalentes como la diabetes, la hipertensión, el asma. Según el Estudio Especializado sobre Población Afroperuana (EEPA) del Ministerio de Cultura la enfermedad más común en la población afroperuana es la hipertensión arterial (25.3%), mientras que otras enfermedades recurrentes son: problemas de colesterol (14.1%), la diabetes (6.3%). Siendo los datos en la región norte de las enfermedades recurrentes como hipertensión arterial 19.04%, colesterol 11.55%, diabetes 4.39%.

Sin dejar de lado la falta de acceso a los servicios de salud que hace más vulnerable frente a la pandemia y sus consecuencias más devastadoras que en otros sectores.  

El COVID-19 se está expandiendo desde las zonas urbanas a las áreas rurales, de la ciudad al campo, este viene siendo propagado por ciudadanos que regresan de otros lugares de procedencia evadiendo los protocolos del control de la seguridad sanitaria. Yapatera, como otros lugares, no es ajeno  al retorno de los coterráneos. Otro factor de expansión del COVID-19 es la cercanía existente entre Yapatera y Chulucanas, adonde diariamente la población se moviliza a realizar todo tipo de trámites, así como la compra de víveres en el mercado modelo, único centro de abastecimiento distrital que hoy por hoy se ha convertido en uno de los principales focos de contagio del COVID-19.

 Hasta el momento la data oficial  de contagios es de manera distrital, no se ha sectorizando por centros poblados, pero el Ministerio de Salud representado por el Establecimiento de Salud de Yapatera está comunicando a la población que está prohibido divulgar nombres de las personas que pudieran enfermar con el COVID-19, y se insta a toda la población a que deponga actitudes y comportamientos discriminatorios en contra de las personas afectadas; muy por el contrario es el momento de demostrar solidaridad y apoyo moral entre coterráneos.

 El sector salud ha colapsado y para el caso del Hospital de Chulucanas que es el centro de salud más cercano de las comunidades rurales afros, no cuentan con la implementación ni el personal calificado para atender este tipo de emergencias, solo pudiendo atender casos moderados que no requieran de oxígeno. 

La situación de nuestra región es bastante crítica ante el eminente avance del coronavirus en Piura, que a la fecha ha alcanzado niveles altos en contagios y muertes, siendo la región con el mayor índice de letalidad. El gobernador regional ha solicitado al Comando Nacional de Operaciones COVID-19 una semana más de inmovilización social total para atenuar la emergencia.

Finalmente en estos tiempos de emergencia debemos considerar a las poblaciones más vulnerables, a las poblaciones originarias y afrodescendientes; y  de acuerdo al informe de la Defensoría del Pueblo sobre la situación  de personas de especial protección, a propósito de la declaratoria de emergencia sanitaria, debe efectuarse las recomendaciones para garantizar los derechos fundamentales y especialmente el de la salud el cual requiere políticas diferenciadas, que demandan ser priorizadas y visibilizadas  con un enfoque intercultural para salvaguardar la vida de los afroperuanos.  

Reconocemos el esfuerzo desplegado por parte de nuestra Policía Nacional, el Ejército, el Serenazgo Distrital y especialmente los Comités de Rondas Campesinas. Pero también es necesario informar que ha disminuido el control de estas fuerzas al haber sufrido las bajas por el enfrentamiento con este enemigo invisible. La pandemia del coronavirus nos está rebasando y tal como informan los entendidos ha venido para quedarse y tenemos que aprender a convivir con la amenaza y acecho constante del virus.

Imprimir Correo electrónico

0
0
0
s2sdefault